El MIT crea un software para que los niños aprendan a programar

Un equipo del Instituto
Tecnológico de Massachussets bajo (MIT), miembros del proyecto
“Lifelong Kindergarten”, ha creado un lenguaje de programación para que
los niños puedan dejar de ser meros consumidores de informática y se
conviertan en programadores de sus propios juegos o programas. La idea
está basada en el popular juego de construcción LEGO y, según sus
creadores, permite a los niños pensar creativamente y resolver
problemas sistemáticamente y en colaboración. Por Paul D.Morales

Niños aprendiendo a programar...jugando. MIT.

Un nuevo lenguaje de programación desarrollado por el MIT Media Lab
convierte a niños y a adolescentes en programadores informáticos en
lugar de en meros consumidores, permitiéndoles crear sus propios
historias interactivas, juegos, música y animación para la web.

Con este nuevo software, llamado Scratch,
los niños pueden programar creaciones interactivas juntando simplemente
bloques gráficos, como si fuera un LEGO, sin tener que utilizar la
oscura puntuación o sintaxis de los lenguajes de programación
tradicionales. 

“Hasta ahora, sólo los expertos podían hacer creaciones interactivas
para la web. Scratch abre las puertas a todo el mundo, dice Mitchel Resnick, jefe del equipo que ha desarrollado el software Scratch, en un comunicado del MIT.

Inspirado en el LEGO

El equipo dirigido por Resnick se encarga de un proyecto llamado
“Lifelong Kindergarten”. Previamente, y dentro de este proyecto,
desarrollaron lo que llamaron “bloques programables", inspirados en el
kit robotizado llamado Lego Mindstorms. De la misma manera que el
Mindstorms permitía controlar las creaciones de Lego en el mundo
físico, Scratch les permite controlar creaciones para la web.

Este proyecto ha sido desarrollado por
“Lifelong Kindergarten” en colaboración con investigadores de la
universidad de UCLA y con la financiación del la National Science
Foundation y de la Fundación Intel.

“Mientras los niños hacen proyectos en
Scratch, aprenden a pensar creativamente y a resolver problemas
sistemáticamente, destrezas críticas para tener éxito en el siglo XXI”,
dice Resnick.

Está diseñado para niños de entre 8 y 9
años y puede ser descargado de forma gratuita de la página web que el
MIT ha creado especialmente para ello. El software funciona tanto para
PCs como para Macs.

Por otro lado, el MIT está empezando ya
a colaborar con otras empresas, como Intel, Microsoft, BT, Samsung o
Motorola, para desarrollar conjuntamente otras versiones y aplicaciones
de este software, inclusive para teléfonos móviles.

El nombre “Scratch” proviene de una
técnica utilizada por los disc jockeys de hip-hop que consiste en hacer
girar un disco de vinilo y mezclarlo con trozos musicales de diferentes
maneras. De igual modo, este software permite a los niños programar
mezclando diferentes medios, como gráficos, fotografías, música o
sonidos.

Abanico de ideas

Un vistazo a la página web de esta idea permite admirar la creatividad
de los proyectos programados por los niños: una historia sobre un oso
polar, juegos de ataques espaciales etcétera. Algunas creaciones son
divertidas y simpáticas, pero otras tienen un importante caladazo
social.

Los niños están modificando
constantemente sus proyectos y, además, se van extendiendo los de unos
y otros por la web, aprendiendo recíprocamente en el proceso. “Es muy
excitante levantarse por la mañana y ver qué han puesto nuevo en la
web”, comenta Resnick.

Durante el proceso de desarrollo este
programa fue testado para ver el feedback que tenían entre los niños
del Intel Computer Clubhouses y en las propias clases. “Hay un murmullo
en la clase cuando los niños entran en el proyecto”, comenta en el
mismo comunicado Karen Randall, una profesora del ciclo elemental de
una escuela de Minnesota. “Los estudiantes colaboran, cooperan y se
enseñan mutuamente. Además, aprecian mucho el poder que Scratch les
proporciona para crear sus propias versiones de juegos y animaciones”
asegura la profesora Randall.

Artículo extraido de tendencias21.net.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *