LAECAP y LISI ¿pero hemos ganado?

Por Fernando Acero

Ya son oficiales los resultados de la votación con relación a la LAECAP y como no podía ser de otro modo, Hispalinux valora de forma positiva las modificaciones introducidas
al Proyecto de Ley. Ni que decir lo duro que ha sido bregar con estos
problemas durante las vacaciones de Semana Santa, pero creo que ha
valido la pena y que se ha hecho lo que debía. También sé positivamente
que no nos hemos equivocado en la decisión, y menos después de lo que
acaba de publicar el Observatorio de Neutralidad Tecnológica en su segundo informe [pdf],
cuyas conclusiones considero escandalosas y ponen en evidencia que
dichas modificaciones eran necesarias y que eran una cuestión de
principios…

Ahora bien, estoy un poco decepcionado. Algunas personas,
anteriormente comprometidas con la libertad en la red y con el mundo
del software libre, han preferido callar, o hablar de otros temas, en
lugar de mojarse en estos asuntos que pienso que les afectaban
gravemente. No nombraré a ninguno, mi intención no es acusar a nadie,
simplemente quiero que estas personas comprendan lo que nos jugábamos y
lo que nos jugaremos en un futuro cercano. Estas personas están en su
derecho de hacer lo que quieran, eso está claro, pero eso no quita que
me hayan decepcionado y que me cueste comprender su actitud pasiva ante
estos asuntos, ni más ni menos. Incluso ha habido algún caso extremo,
que tampoco nombraré, que no ha dejado pasar esta ocasión para echar
piedrecitas en esta delicada maquinaria, algo lamentable.

Esas modificaciones en la Ley buscaban la libertad de opción
tecnológica y se debería haber comprendido que de nada sirve apoyar y
hablar del software libre en millones de foros, o desarrollar
maravillosos programas libres, si luego no hay forma de usarlos en
ninguna parte y en especial, en nuestras relaciones con la
Administración.

El uso de estándares abiertos era una cuestión de libertad para la
ciudadanía y algo fundamental para para la comunidad de Software Libre.
Sin embargo, parece que no todo el mundo se ha dado cuenta de ello y
muchos menos, los que se han decidido a defender esa postura. Aclaremos
que la redacción actual de la Ley tampoco es la que yo hubiera elegido,
sobre todo, por la dificultad de definir de forma cuantitativa o
cualitativa un "estándar usado comúnmente por los ciudadanos", o por la
definición de "estándar abierto", pero esto es mejor que nada y también
he de decir que se ajusta bastante a lo que se pedía. Además, todavía
hay trámites por hacer y cosas que se pueden cambiar si se hacen las
cosas bien.

Aquí quiero dar mi más sincero agradecimiento a Lourdes Muñoz Santamaría (PSC), Isaura Navarro (IU), Jordi Ramón (ERC)
y a todas esas personas que nos han apoyado para lograr que la Ley
contemple nuestra visión de la tecnología y no se discrimine a nadie.
Gracias a ello, ahora la ley contempla la inclusión del derecho de la ciudadanía a la elección de software, e incluye dos cuestiones básicas: fomentar y garantizar la adopción de estándares abiertos por parte de las AA.PP y que las personas puedan tener igualdad de oportunidades al relacionarse con la Administración independientemente del software que utilicen.

Pero si alguien piensa que esto se ha acabado, se equivoca, por lo
que espero que estas personas mediten sobre lo que estoy diciendo y se
den cuenta de que se están debatiendo y decidiendo cosas que son
cruciales para ellos, cosas que les afectan directamente. Pero no es
solamente el frente de la LAECAP el que está abierto en este momento.
Se acaba de anunciar la intención de realizar una Ley que regule la propiedad intelectual en la red.

Sigue leyendo