Linux puede ser más ecológico que Windows

El principal criterio que utilizamos en este artículo para llegar a
esta idea es que un ordenador con Windows se queda anticuado antes que
uno que use Linux.

Los sistemas Windows cambian cada poco tiempo. En parte es una
estrategia de la industria para que renueves tu ordenador: se crea
artificialmente una necesidad de un nuevo ordenador, para ejecutar un
nuevo sistema operativo que consume más recursos. Esto lo hemos vivido
con el paso de cada sistema operativo Windows a su siguiente versión.
Si quieres que la nueva funcione adecuadamente, probablemente debas
renovar o cambiar tu ordenador.

Los sistemas operativos Linux, en cambio, no necesitan tanto poder de hardware.
Evolucionan también, pero son capaces de seguir funcionando sin que se
degrade su rendimiento. También se producen grandes cambios entre una
versión y la siguiente, pero en este caso es la comunidad la que
promueve los cambios, y no la industria. Aquí nadie tiene interés en
que tengas que comprar un
nuevo equipo, antes al contrario. Esto no significa que la última
versión de Ubuntu se vaya a ejecutar sin problemas en un equipo
antiguo: los sistemas Linux también van requiriendo cada vez más
recursos. Pero el ritmo es más lento, y el proceso más eficiente que en
los sistemas Windows, y además ofrecen versiones diseñadas
especificamente para hacer funcional un equipo viejo.

Sigue leyendo